Evo Morales y la falta de formación de relevo político en Las Américas

Por Carlos Rodríguez/Bohechiodigital.com
Hay un error que vienen cometiendo los exponentes del liderazgo ciudadano y de los partidos políticos en América Latina: llegan al poder y no se empeñan en formar relevos.

Por lo regular ese liderazgo se ha olvidado de la educación política de los movimientos y de sus militancias partidarias y se ha cencentrado sólo en conformar su personal grupal, "su" base social y económica de apoyo a su propio liderazgo. Entonces ese liderazgo se reputa "insustituible", mesiánico...
.
El ejemplo de Evo Morales en la más reciente experiencia de Bolivia está ahí. Si como un proyecto político o visión de nación ese liderazgo se hubiese ocupado de preparar un relevo sólido, el destituido presidente mediante un golpe de Estado blando, no hubiese tenido que intentar reelegirse por cuarta vez, a contrapelo del resultado, manipulado o no, de una consulta popular como el plebiscito de 2017, que abiertamente le cerró el paso a su reelección, pese a que la mayoritaria comunidad indigena boliviana, con sus justificadas razones históricas, rechazaba a otro presidente que no fuera el propio Evo.

¿Que es verdad que años atrás en Ecuador el entonces presidente Rafael Correa intentó formar su relevo y que Lenin Moreno, quien fuera su vicepresidente lo traicionó? Entonces también podría arguirse que en Venezuela, lo había intentado Chávez a través de Nicolás Maduro y que, sin embargo, a ese país ni al proyecto bolivariano les ha ido bien. Todo eso es cierto! Pero..., ¿acaso alguien ha dicho que las metas se abandonan porque hayan fallado uno, dos y hasta tres intentos por alcanzarla?

Al tocar este tema, quizás procede hacer mención de que en Estados Unidos existe una institución comunmente conocida como Comisión Trilateral (Council on Foreign Relations) fundada por iniciativa de David Rockefeller y desarrollada como organización internacional privada formativa de liderazgo y por la cual debe "pasar" o "chequearse" todo aquél que, siendo Demócrata o sea Republicano, pretenda llegar a ocupar algún día la Presidencia de ese gran país. En el plano local, y a lo mejor siguiendo ese patrón, Funglode trata de hacer pinino en la República Dominicana.

Por otra parte, se puede observar que, aunque de manera empírica e instintiva, en la alta dirección del PLD hay un indicio respecto a que que de alguna manera se intenta preparar el relevo político, para lo cual los integrantes del Comité Político ascienden cada vez más a sus hijos, hermanos, esposas, a ocupar puestos en ese órgano que a fuerza de pragmatismo han convertido en organismo tomador de decisiones, cuando en realidad debía ser un ejecutor de políticas.

Sin embargo, ello no responde a un proyecto estratégico organizacional, sino que claramente sus directivos lo hacen como parte de las aspiraciones personales de prolongar su control político a través de integrantes de su núcleo familiar directo, así como a través de relacionados primarios.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More