TITULARES

...Piden que hospital de Bohechío lleve el nombre de la doctora Clara Herrera... Razones para visitar parque Duarte de Padre Las Casas....Hiere a primo de varias estocadas por presunta mala jugada dominó...Matan anciano a palos para robarle 3 mil pesos...Matan hombre por un pote de "romo"...Arroyo Cano: Amigos publican mensaje sombre muerte Confesor Sánchez (Diolenni)...No permitamos que Modesto se muera?...Danilismo demuestra su fuerza en la capital...Fin de semana sangriento!...Al menos 10 muertes trágicas...Nativo Arroyo Cano: pierde la vida al chocar vehículo con poste de luz autopista Duarte...Gobierno autorizan transportar bicicleta en el Metro y el Teleférico...Atrapan a 3 y recupera carro en que raptaron y golpearon a jóvenes...En Arroyo Cano: Gran pesar ha causado la muerte de joven accidente de tránsito...Muere padre de la periodista Evelyn Oviedo...Muere padre de la periodista Evelyn Oviedo...El danilismo sale hoy a las calles a promover la reelección...Niño de siete años muere ahogado...Atrapan mujer estafó con más de medio millón de pesos a dos iglesias...En la capital: Multitud lincha 2 hombres ultimaron agente DNCD-VIDEO...Así avanzan montaje en apoyo reelección presidente Medina en la capital...Por vaguada aguaceros y tronadas en varias provincias...Periodista enfermo se mantiene informando para subsistir-VIDEO...Condenan a 15 años de prisión ginecólogo por abuso sexual a pacientes...Matan a tiros exagente DNCD alegadas cuentas pendientes ....

Sobrevivencia del periodismo

Por Víctor Bautista
Nunca como ahora el auténtico periodismo había estado ante un escenario tan problematizado y complejo, que lo reafirma como uno de los oficios más riesgosos y no precisamente por la amenaza a la seguridad, la integridad física de quienes lo ejercen, sino por la avasallante imposición de la posverdad. 


Sin dudas que una profesión inscrita por su propia naturaleza contra las instancias de poder no dejará de aportar víctimas de la intolerancia, muy especialmente de aquella que se anida en la corrupción administrativa, el narcotráfico, el blanqueo de capitales y otras prácticas repulsivas. 

 Llamo la atención sobre el adjetivo “auténtico” para excluir adrede a un “paraperiodismo” oficiado por aduladores y mercenarios, quienes –por supuesto- nunca están en peligro, porque su complicidad les depara todo tipo de protección y compensaciones así sean extraídas de las arcas públicas. 


De esa manera cobra cuerpo un modelo de éxito al que lamentablemente muchos se están sumando, atraídos por el rápido atesoramiento de bienes materiales a cambio de mentir, adulterar y falsificar los hechos en busca de crear estados de opinión favorables a sus propósitos. 

Lo peor de todo es que se trata ya de una práctica vista como normal y hasta legitimada por quienes tienen la misión de hacer cumplir las leyes o de dirigir el funcionamiento del Estado. Una “bocina” en nómina o con portentosos e inexplicables contratos de publicidad, una publicidad fantasmal, imaginaria, que nunca transmiten, pero que cobran a mansalva, es algo asumido por algunos como garantía de permanencia en la función pública vista como ubre de una generosa vaca lechera. 

Este entramado delincuencial y contaminante asedia al auténtico periodismo, lo arrincona y le crea la percepción de bichos raros a quienes no se montan en sus rieles, en la dictadura de la mentira que instalan hipotecando la credibilidad. Sobrevivir a esta embestida es el gran reto de la profesión.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More