EN VIVO

TITULARES

En China: Realizan primer transplante de cabeza... Seguidores de Fefita la Grande pendientes por su salud... Estudiantes haitianos piden autoridades de su país realizar diálogo...San Juan: En alerta por lluvias y otras 19 provincias...Conozca la nueva encargada de Prensa Policía Nacional...Gran pesar por muerte de ingeniero en San Juan...Qué ladronazas!...Apresan a 3 mujeres escuidistas robando en tienda...Obras publicas dice vías están listas Bohechío-Padre Las Casas...Lamentable: Hijo mata a golpes a su padre RD...Pasados directivos CDP desmienten la quiebra del gremio...Nativas de San Juan: habrían muertos por dióxido de carbono...El Gobierno venezolano y la oposición acuerdan dialogar en Santo Domingo..."Un paso por mi familia en San Juan"...San Juan; Juntas Distritales, no han hecho nada en sus comunidades...Misterio envuelve muertes mujer y niñas de San Juan...San Juan: Caso extraño Profesor escribió su propio Panegírico en vida...José José anuncia recuperación; recresaará escenarios... /font>

Hoy se conmemora el Día de los Fieles Difuntos

En la celebración que se realiza cada dos de noviembre complementando al Día de Todos los Santos, responde a una larga tradición de fe en la Iglesia: orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrena y que se encuentran aún en estado de purificación en el Purgatorio. 

El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda que los que mueren en gracia y amistad de Dios pero no perfectamente purificados, pasan después de su muerte por un proceso de purificación, para obtener la completa hermosura de su alma.  

La Iglesia llama “Purgatorio” a esa purificación; y para hablar de que será como un fuego purificador, se basa en aquella frase de San Pablo que dice: “La obra de cada uno quedará al descubierto, el día en que pasen por fuego. Las obras que cada cual ha hecho se probarán en el fuego”. (1 Cor. 3, 14). 

La práctica de orar por los difuntos es sumamente antigua. El libro 2º de los Macabeos en el Antiguo Testamento dice: “Mandó Juan Macabeo ofrecer sacrificios por los muertos, para que quedaran libres de sus pecados” (2 Mac. 12, 46); y siguiendo esta tradición, la Iglesia desde los primeros siglos ha tenido la costumbre de orar por los difuntos. 

 Al respecto, San Gregorio Magno afirma: “Si Jesucristo dijo que hay faltas que no serán perdonadas ni en este mundo ni en el otro, es señal de que hay faltas que sí son perdonadas en el otro mundo. 

Para que Dios perdone a los difuntos las faltas veniales que tenían sin perdonar en el momento de su muerte, para eso ofrecemos misas, oraciones y limosnas por su eterno descanso”. Estos actos de piedad son constantemente alentados por la Iglesia.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More