EN VIVO

TITULARES

Seguidores de Fefita la Grande pendientes por su salud... Estudiantes haitianos piden autoridades de su país realizar diálogo...San Juan: En alerta por lluvias y otras 19 provincias...Conozca la nueva encargada de Prensa Policía Nacional...Gran pesar por muerte de ingeniero en San Juan...Qué ladronazas!...Apresan a 3 mujeres escuidistas robando en tienda...Obras publicas dice vías están listas Bohechío-Padre Las Casas...Lamentable: Hijo mata a golpes a su padre RD...Pasados directivos CDP desmienten la quiebra del gremio...Nativas de San Juan: habrían muertos por dióxido de carbono...El Gobierno venezolano y la oposición acuerdan dialogar en Santo Domingo..."Un paso por mi familia en San Juan"...San Juan; Juntas Distritales, no han hecho nada en sus comunidades...Misterio envuelve muertes mujer y niñas de San Juan...San Juan: Caso extraño Profesor escribió su propio Panegírico en vida...José José anuncia recuperación; recresaará escenarios... /font>

Conozca los deportistas sanjuaneros del siglo pasado

El sentido de pertenencia que se desarrolla a partir de la participación deportiva es tan fuerte que probablemente sea en la actualidad uno de los más importantes factores en la identidad de las culturas de los pueblos. 


Alrededor del deporte se desarrolla una cultura que involucra tanto a quienes lo practican como a quienes son espectadores pero que en esencia se convierten en actores desde el punto de vista de la recreación. 

Desde la posición del deportista, del practicante de deportes y actividades recreativas, y también desde la perspectiva del observador, se crea una cultura compartida. 

En 1908 y 1911 se jugaba béisbol en la región Sur del país, en las ciudades de Baní y San Juan de la Maguana. “al surgir la rivalidad entre Barahona y San Juan, el piloto del equipo sanjuanero, Enrique Blanco, elaboró una táctica consistente en dejar que los sanjuaneros ganaran envasándose por base en bolas las cuatros bolas reglamentarias que tiraban los lanzadores de Barahona”. 

Cuenta que el manager de San Juan ordenaba a su pelotero: “¡No les tiren, que los Barahoneros son unos Cuatriboliao!”. 
Durante años la rivalidad permaneció entre los equipos de San Juan y Barahona. El día en que San Juan de la Maguana se convirtió en liceísta


Por: JULIO CÉSAR PAULINO  
El béisbol, deporte rey de los dominicanos, comenzó a practicarse en San Juan de la Maguana, a partir de la intervención norteamericana de 1916. 

Sin embargo, no fue hasta el año de 1928, cuando un joven capitaleño de nombre Manuel Joaquín Báez Vargas, organizó el primer campeonato de béisbol donde participaron cuatro novenas que recibieron el nombre de Sport, Maguana, Sandino y Estrella, siendo dirigentes E.O. Garrido Puello, Presidente y Manuel Báez Vargas, manager; por el Maguana, Pedro J. Heyaime, Presidente y Otilio Méndez, manager por el Sandino; Alejandro Paniagua M., Presidente y Humberto Herrera, Manager por el Sport. 


Por los apellidos, una gran parte de los jugadores de los equipos pertenecían a las principales familias sanjuaneras, entre ellos podemos citar a Mon y Pablo de los Santos, José del Carmen Ramírez, (Mimisito), Horacio Paulino, José A. Castillo, Aquiles Ramírez, José y Alejandro Paniagua, Remigio Valenzuela, Américo Marra, Miguel Dimagio, Nonito Marranzini, José A. Puello, (Teto), Arturo Ramírez, Hernan Cuello, Mayó Rodríguez, Surín y Francisquito Valenzuela, Vigón Fortuna, Mayía Santil, Ernesto Tejeda, este último se convirtió en héroe nacional al ser el copiloto superviviente del vuelo panamericano pro Faro a Colón. 

Con los mejores jugadores de estos equipos se hacía una selección que llevaba el nombre de Estrellas Sanjuaneras, quienes llegaron a convertirse en el azote de todos los equipos de la región Sur. Ante esta situación, cansado el coronel Leoncio Blanco, (Blanquito), de ver sucumbir al equipo de Barahona, del cual era su protector, bajo el azote de los sanjuaneros, se propuso hacerle una mala jugada. 

Para tal fin, invitó a las Estrellas Sanjuaneras a un doble encuentro en la citada ciudad, presentándole, nada más y nada menos, a una selección de los Leones del Escogido; y como siempre se ha dicho que los sanjuaneros no barajan pleitos, los muchachos que andaban sin sus mejores peloteros, se enfrentaron al Escogido perdiendo ambos partidos. 


Con el fin de vengar las derrotas, Báez Vargas, Manager del Team, le escribió una carta a su primo Pedro Báez (Grillo), pelotero de los Tigres del Licey, que ese año había ganado el campeonato, contándole lo que le había sucedido en Barahona y solicitándole un grupo de buenos jugadores del Licey. 

Hay un dicho que dice que una cosa piensa el burro y otra el que lo apareja, pues cuando la selección había sido completada, el coronel Blanquito visitó la capital donde se le informó del recibimiento que le iba a dar el Licey a los Barahoneros en San Juan. 

Ante esta situación, el citado oficial, reclutó a los mejores jugadores del Escogido y aceptando la invitación de los sanjuaneros se presentó con su selección el 21 de julio de 1929 en la ciudad de San Juan de la Maguana. 

Desde temprana horas de la mañana se concentraron en el play del Mamey, antiguo campo de aviación, más de 800 fanáticos a contemplar ese memorable encuentro entre los externos rivales, Licey y Escogido. 

A las 10:00 de la mañana salió el equipo del Licey al terreno de juego. La algarabía y aplausos entre los sanjuaneros no se hicieron esperar cuando vieron que dos de sus hijos iban a jugar con el equipo que había ido a defender su honor. Estos peloteros eran los primos Mimisito Ramírez, quien iba a ocupar el center field y el lanzador estrella de San Juan, Horacio Paulino, quien sería el pitcher abridor. 


Veamos un párrafo que escribe Báez Vargas en su Libro “Pasión Deportiva”, sobre este memorable encuentro: “…

Horacio Paulino, conducido detrás del plato por la pericia de Bobó Benítez, dejaba en un solo hit a los visitantes en todo el partido, librándose de los nueves ceros, debido a que con dos embasados en el séptimo ining, por la irregularidades del improvisado terreno de juego, pues se jugó en el campo de aviación, se le coló entre las piernas a Titico Guzmán una débil rolata que provocó las únicas tres carreras anotadas por el “12 de Octubre”, mientras los sanjuaneros hicieron una más en ese mismo séptimo ining, para completar las seis que le dieron la victoria en ese primer encuentro. 

En el juego de la tarde, los sanjuaneros ganaron siete carreras por cuatro. Dice Báez Bargas, que en medio del entusiasmo desbordado de los sanjuaneros, compuso una parodia de la canción popular “Mariposita” que fue impresa por Mon de los Santos en el periódico sanjuanero El Cable, que sirvió por muchos años como diana de combate de los equipos de San Juan. 


Estando yo muy niño, le oí cantar en varias ocasiones esta canción a Macario “Bemba”, propagandista de Brugal, en la pulpería del poeta Fello Méndez. “VIVA SAN JUAN” Una mañana, de Barahona, una novena vino a San Juan, trayendo un pitcher cual una mona, que en el field es una leona, y denominan famoso San. 

Dicen que el “12 de Octubre” era -Campeón Sureño, según Solá; con seis estrellas capitaleñas, una de Azua y dos cibaeñas y de Barahona ninguno más. Bien reforzados los sanjuaneros y con Horacio dentro del box, en la mañana puso ocho ceros y con los palos desde el tercero el noroestano San explotó. 

Sintiendo de esta derrota el peso, un militar dicen que lloró, y al preguntarle el motivo de eso, y recordando sus veinte pesos, el pobre hombre hasta ni comió. 

Es otra gloria para el “Licey” prestar su auxilio con tanto afán, gritan los chivos desde “El Mamey”, que al derrotar al “12 de Octubre” han dicho mil veces: Viva San Juan. San Juan de la Maguana 21 de Julio de 1929. identidadsanjuanera

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More