TITULARES

El horror de los niños que mueren de hambre en Venezuela... San Juan: Matan motoconcho, no le roban motor....Moradores encuentran anciano de 67 años ahorcado...Pastor E. Molina: “Sodoma y Gomorra queda chiquito a lo que está sucediendo hoy en día”...Clubes Leones RD: Será sede Foro Leonístico internacional...Leonel y Danilo se dan “fuerte abrazo” boba hija del mandatario....Británico engañó al menos 4 dominicanas diciendo tenía dinero...Diputados rusos visitaron Corea del Norte y aseguraron que sus misiles pueden llegar "tranquilamente" el territorio EEUU....Bohechío: Este lunes darán apertura Juegos Municipales...Niño sufre quemaduras a caer en una olla con té en escuela RD...Negociación entre Venezuela y oposición se reanudará en enero...Padres piden ayuda para trasplante de corazón de su hijo...Hoy inician Aguinaldos Navideños 2017 en Bohechío...

Revisión de vehículos debe ser obligatoria

La tragedia que representa la muerte de una abogada, su hermana y su sobrina dentro de un auto, a consecuencia de inhalar monóxido de carbono, debe obligar a la implantación de normas de revisión más formales de los vehículos en nuestro país. 


Se supone que ese era el objetivo de la llamada “revista”, que era una especie de certificado de conformidad con las condiciones operativas de cada vehículo matriculado, pero que jamás cumplió con esos propósitos. 

Eso no quiere decir que sea imposible o innecesario establecer el mecanismo adecuado, como existe en otros países, donde es obligatoria la revisión anual de motores y automóviles, así como vehículos pesados, para detectar fallas o desperfectos que a la postre puedan resultar en graves riesgos para la vida humana. 

Los investigadores policiales determinaron que el vehículo en cuyo interior murieron las tres personas carecía de un catalizador para la reducción de los gases nocivos que genera el motor encendido y que, además, el “moufler” o tubo de escape de esos gases hacia el exterior, estaba corroído. 

Esta emisión de monóxido de carbono ha sido la causa de varias muertes dentro de vehículos, encendidos o no, lo que indica que esos gases nocivos no solo son expansivos y contaminantes, sino que su poder residual venenoso persiste cuando hay ambientes poco ventilados, como los parqueos cerrados. 


Lamentablemente, aquí no impera un rigor para la revisión obligatoria no solo de las condiciones en que se encuentran estos sistemas de combustión y emanación de gases tóxicos, sino de otros componentes de seguridad de los vehículos, como los frenos, los neumáticos, las bolsas de aire y los sistemas de ejes. 

Todas las chatarras que componen el sistema de conchos públicos adolecen de las mínimas condiciones de seguridad y, encima de esto, contaminan el ambiente con monóxido de carbono, afectando la salud de pasajeros y transeúntes, pero este problema a nadie parece interesarle para resolverlo definitivamente. 

Son de las cosas que andan manga por hombro en este país y que, a la postre, generan tragedias lamentables como esta.
Editorial Listín diario digital.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More