TITULARES

..."Ayúdanos a encontrar a sus familiares"...Rafael Solano demanda por 100 millones de pesos Álvaro Arvelo y a propietario Z-101... Difunden video hombre besa en la boca estudiante en una escuela-RD...Asaltan otra periodista a punta de pistola....Obispo pide a sanjuaneros levantarse contra drogas...EEUU advierte a Maduro “se le ha acabado el tiempo”; crece la tensión...VIDEO-“Vinieron para encima de mí y me encañonaron”: periodista dice el susto que pasaron él y su esposa...Dra. pediatra se gana RD$29 millones de la Loto...Mira los detalles sobre incendio en la empresa Brugal-VIDEO...El Papa Francisco y Danilo Medina se dan un apretón de manos...La respuesta del SNS ante amenazas de paralizar hospitales y clínicas del país...Gobernador Elías Piña insta jóvenes capacitarse en cursos técnico de INFOTEP...Por qué celebramos el día de San Valentín?...CDP y SNTP harán guardia de honor fenecidoperiodista Francisco González...En la capital asaltan periodista de San Juan le quitaron 5 mil pesos y otra pertenencias...Ministerio de Salud: Aumenta niveles de satisfacción en servicios que ofrece...Ningún bachatero fue al sepelio de Yoskar Sarante...SODOMEDI con camapaña a la ética de la información pública...

No lo quieren entender

Por: Víctor Bautista
La mayor parte de la dirigencia de los partidos políticos acomodada bajo sombrillas que le han permitido movilidad económica y social piensa que esas maquinarias electorales y clientelistas (no son otra cosa) tienen futuro, larga vida y están blindadas contra los cambios de los tiempos. 


Bajo ese laurel frondoso, mantienen en vigencia sus viejos métodos que apuntan a la búsqueda del poder por el poder, no evolucionan, son compartimientos estancos y mantienen en una especie de secuestro las instancias internas de toma de decisiones, grandes mecanismos de negociación y prosperidad personal. 

Las denominadas oportunidades a los jóvenes y a la mujer son una farsa, cuotas artificiales que ofenden la dignidad humana. En el fondo, carecen de estrategias para impulsar, conquistar y abrir espacios a esos segmentos. No hablan el lenguaje ni entienden las actitudes de los millenials y mucho menos de la generación Z. 

Sus modelos de comunicación son arcaicos desde los medios hasta los mensajes y sus intervenciones públicas cobran cada vez más la característica de monólogo interior. Los partidos hablan consigo mismos; no con la sociedad. Y menos con las nuevas generaciones compuestas por jóvenes iconoclastas, incrédulos, críticos y cuestionadores. 

Al margen de todo esto, las organizaciones que forman nuestro sistema político no confieren importancia alguna al estrepitoso deterioro de su reputación, albergan todo tipo de alimañas en su seno, producto del pragmatismo que las lleva a pensar que lo importante no es establecer un legado, sino la conquista del poder o retener sus cuotas. 

La construcción de ideas y el debate sobre el desarrollo productivo y la dignidad de las personas desaparecen hasta como enunciados, pues el cortoplacismo las seduce más, especialmente si esto implica sacar ventajas o posicionarse aun sea sobre la base de las desgracias del país. 

Sumidos en un submundo, que resta amplitud de miras y visión de futuro, pero que todavía garantiza ventajas, negocios personales y mucha plata, los partidos no se dan cuenta que corren el riesgo de ser arrasados por un tsunami generacional que los hará desaparecer o los convertirá en otra cosa. 

Todavía hay tiempo de una reforma. Lo lamentable es que no quieren o no les conviene entender. 

El autor es periodista y un autentico sanjuanero.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More