TITULARES

Queman vehículo de AMET tras accidente donde murió motorista... Miles se desplazan a Higüey a rendirle culto Virgen de la Altagracia... Conozca las calles de la ciudad de San Juan... En la capital Supermercado desmiente oferta de empleos circula en redes... Cadáver de dominicana con 44 días congelado España será traído a RD próxima semana... San Juan: Madre clama al procurador atrape violador sexual de hija 11 años... Venezolana cayó desde Malecón Center será llevada a su país... Tenga el paragua a la mano; prevén lluvias para este viernes... Gesto del Papa se baja papamóvil socorrer Policía que cayó de caballo ver VIDEO... Leones americanos invaden a Santo Domingo... Matan 2 oficia les para robar armas ver VIDEO... Cadáver dominicana embargado en funeraria España por falta pago de la Cancillería... ¡Con un puñal en el tribunal!... Unos 15 heridos tras explosión laboratorio Universidad UCE... Sanjuanero Rosardo exrector UASD, en estado crítico Cedimat... Acusan Pastor golpear menor en iglesia para “sacarle demonio” en RD.... Licey derrota a las Águilas y pasa a la Serie Final... Apresan joven intentó matar a su madre profesora... Desaparece joven salió a conocer enamorado Facebook-VIDEO... "Lo último"-Matan y queman hombre 52 años... Plaza Cultural y Comercial ofrece un gran servicio sociedad sanjuanera... ..

Abogado perdió un juicio por "faltas garrafales de ortografía"

La Justicia rechazó un escrito presentado por el abogado Pablo Andrada, en representación de la Comisión de Apoyo de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), debido a las "faltas garrafales de ortografía" que contenía en Uruguay.



El recurso de apelación presentado por el letrado contenía más de 100 errores de escritura en 11 páginas. Algunos de las palabras mal escritas fueron: espresa, desarroyo, ubiera, estubiera, quizo, abaló, extructura, digimos, mas haya, entre otros. 

La resolución, dictada por Tribunal de Apelaciones de Trabajo de primer turno, ratificó la condena que obliga al organismo a pagarle $342.074 a una funcionaria que trabajaba en régimen de Comisión de Apoyo en un centro de tratamiento intensivo (CTI). 


"El escrito de apelación presentado en autos resulta absolutamente inentendible, plagado de faltas de ortografía garrafales, errores de sintaxis, de tecleo, excesivo uso de abreviaciones con incoherencias absolutas, con un lenguaje inapropiado", afirma la sentencia conforme a lo publicado por el diario digital El Observador. 

La decisión del tribunal agrega: "Las faltas de ortografía, los errores de sintaxis, el exceso en la utilización de abreviaciones no hacen sino indicar que el apelante incorporó un borrador, que ni siquiera revisó, sometiendo al Tribunal y a su contraparte a un ejercicio de develación de un acertijo supuestamente argumentativo".

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More