América se moviliza para aislar a Maduro


La crisis en Venezuela ha logrado algo impensable: la unión de casi todos los grandes países de América. 

En la lectura de una declaración inédita después de una reunión extraordinaria en Lima, 17 cancilleres, entre ellos los principales de la región, hablaron abiertamente de "dictadura" y acordaron "condenar la ruptura del orden democrático en Venezuela y no reconocer a la asamblea nacional constituyente por su carácter ilegítimo y su pleno respaldo a la Asamblea Nacional democráticamente electa". 

Esto es, estos países no reconocerán ninguna decisión tomada por la Constituyente, incluidos acuerdos económicos. 

El texto es durísimo, de clara condena a un régimen que creen dictatorial. "Condenamos la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la violencia, la represión y la persecución política y la falta de elecciones libres". 

La cita, nada habitual y ajena a cualquier organismo oficial, se produjo con la mayor solemnidad, en el palacio de Torre Tagle, una espectacular casona colonial construida durante el virreinato que ahora es sede la cancillería peruana. 

Costó muchas horas consensuar el texto, porque algunos países, en especial Perú y Argentina, eran más duros que otros. 

Pero al final fueron 16 puntos muy concretos y con consecuencias políticas y sobre todo económicas: como explicó el canciller mexicano, Luis Videgaray, el punto 4 -"los actos jurídicos que conforme a la Constitución requieran autorización de la Asamblea Nacional solo serán reconocidos cuando dicha Asamblea los haya aprobado"- implica que ninguna empresa de los países firmantes de la declaración podrá firmar un contrato con Venezuela o sellar un acuerdo de financiación si este de alguna manera requiere el visado de la Asamblea Nacional que Maduro quiere vaciar de poder. Leer más aquí. 08/08/2017.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More