Noticias falsas invaden redes y provocan desasosiego en población

El uso de redes sociales aumenta a nivel mundial y nuestro país no es la excepción. Esa es una verdad irrefutable. 

Pero ese crecimiento ha traído consigo una “democratización” de la información que, en muchos casos, está causando desasoeigo y malestar no solo a nivel personal, sino también institucional. 

Lo que es uno de los puntos fuertes de estas herramientas de comunicación, que es su uso abierto y rápido, es a la vez un arma de doble filo, pues al no tener fiscalización está provocando situaciones que se pueden salir y se están saliendo de control, afectando sectores y personas. 

En las últimas semanas, las autoridades nacionales han tenido que salir al frente y desmentir informaciones que han circulado en redes como Facebook y Twitter afirmando como ciertos hechos que han provocado la alarma de la población y, de paso, de los medios de comunicación, que han reaccionado ante denuncias de personas y figuras políticas con credibilidad. 

Ayer el ministro de Defensa, Rubén Paulino Sem, denunció como falso el memorándum que circuló en las redes sociales en el que supuestamente informaba que los militares no iban a cobrar este mes el aumento salarial dispuesto por el Poder Ejecutivo. Calificó de un “montaje” la acción, que hasta un número le pusieron (el 1608) y dijo que tenía el propósito de causar daño. 

El viernes pasado circuló de manera alarmante el rumor de que los limpiavidrios estaban atacando violentamente a los vehículos en la avenida Jiménez Moya, del Distrito Nacional, supuestamente en rechazo a la medida del Ayuntamiento que decidió retirarlos de las calles y avenidas donde ofertaban su oficio. Durante la mañana y la tarde, los mensajes de “alerta” no dejaban de llegar de amigos avisando del “peligro” y advirtiendo que no se tomara esa vía para evitar ser agredidos. 

La denuncia llegó a la redacción de elCaribe que envió un equipo comprobando que todo era una mentira. Anterior a este incidente, el ministro de Defensa, Rubén Paulino Sem, tuvo que salir al frente ante la cantidad de noticias que daban cuenta de unos videos y fotografías en los que se observaban a nacionales haitianos cruzando de manera “masiva” desde su país a este lado de la isla. 

El funcionario atribuyó la especie a un material de años atrás que fue puesto a circular con intención de causar “sobresalto en la población”, como en efecto logró, pues los principales periódicos del país, con sus respectivos medios digitales, al igual que programas de radio y televisión, dieron la voz de alarma ante la supuesta avalancha de haitianos que estaban entrando de manera ilegal a la República Dominicana. 

La información salió de las redes sociales y en pocos días puso a una parte de la clase política a opinar sobre el tema. Unos pedían mayor control migratorio, otros culpaban al Gobierno de la situación y los más tremendistas recurrieron a la teoría de conspiración más vieja que existe y que más temor causa: la intención de unificar la isla.

También se solicitó la deportación de todos los ilegales. Las versiones iban y venían sin control y movieron a un mayor control en la frontera y una tensión en esa zona. Leer más aquí. 25/07/2017.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More