"Danilo Medina, quiero que me ayude a caminar bien”

Cuando la pobreza pone límites al conocimiento. El adolescente tiene casi 12 años y cursa el segundo de la primaria, en una escuela de Villa Fundación, provincia Peravía, localidad donde ha vivido desde su nacimiento, al Sur de la República Dominicana. 

Su tamaño no concuerda con su edad, pero su espíritu alegre y desenfadado le ha permitido ganarse el cariño de la gente que le ha llamado “chivo” por lo mucho que salta de un lado a otro. 

José Manuel Alcántara, se desenvuelve normal dentro de su ambiente de carencia económica, corre de arriba abajo sin advertir siquiera su condición física, la que al aparecer no le limita tanto como la pobreza en que vive junto a su madre y otros dos hermanos mayores.  
Al conversar con él, sus hermosos ojos y amplia sonrisa cautivan, su rostro refleja mucha inteligencia y lucidez. 

Quiere ser un gran trabajador cuando crezca, no parece darle mucha importancia a su condición física, pero dentro de su inocencia, confesó que quiere caminar bien, y aunque un poco inducido para ayudarlo en su timidez, nos dejo un mensaje.

“Quiero se trabajador y quiero seguir estudiando. Señor Danilo Medina, quiero que me ayude a caminar bien”. 

Su madre, Ramona Alcántara, de condición humilde y exiguos conocimientos académicos, relata que su niño al nacer presentó un cuadro de salud que lo mantuvo 27 días en el hospital Nuestra Señora de Regla de Bani, allí le informaron que había cogido una bacteria, ella no sabe de qué tipo porque no le informaron o no lo entendió. 
Dice que le informaron que tenía un “soplo” en el corazón (ruido silbante, chirriante o áspero que se escucha durante un latido cardíaco, ocasionado por un flujo sanguíneo turbulento (desigual), según https://medlineplus.gov. 

Pero que no le dijeron de algún problema en una pierna, aunque ella advirtió que sus piernitas eran duras y comenzó a caminar muy tarde. 

No sabe si su pequeño nació así o si una mala práctica médica le quebró la piernita al nacer. 

“Para mi allá no le vieron eso, solo me dijeron que tenía una bacteria y por eso lo dejaron 27 días interno”, explica la señora. 


Dice que se dio cuenta a medidas que José Manuel comenzó a caminar de manera tardía, poco a poco fue viendo que el niño tenía una mal formación, al aparecer es una fractura en la piernita derecha, lo que le impide caminar derecho y le ha ido deformando la espalda hasta la parte baja. 
Las condiciones económicas de la familia y el escaso conocimiento no le han permitido llevar al niño a un centro de salud donde puedan evaluarlo para saber si es posible corregirle el problema, pese que se lo refrieron a un hospital especializado. 

La explicación de la madre, además de no tener recursos es que no sabe caminar en la capital y no tiene quien la guíe. Revela que el padre del niño “no le ayuda ni siquiera en la manutención”. 

Su condición de pobreza contrasta con la belleza del lugar donde se ha desarrollado, el Distrito Municipal de Villa Fundación en la provincia Peravia, conocida por su amplia producción agrícola y agroindustrial, principalmente de mangos para la exportación.

También desarrollan la pesca, aunque no en gran des dimensiones. Su vivienda es un rancho forrado de tablas viejas y hojas sinc oxidado por el paso del tiempo, pero más que la condición física de José Manuel Alcántara, ha sido la pobreza y al ignorancia la causa para que el niño no avance en su escolaridad. 

La madre solicita ayuda por lo que cualquier persona que se amine a contribuir al futuro de este niño. Pude contactarnos en a través de pasandolapagina@gmail.com o llamando al (829)-603-0057. Por Yris Cuevas. 05/07/2017.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More