TITULARES

El horror de los niños que mueren de hambre en Venezuela... San Juan: Matan motoconcho, no le roban motor....Moradores encuentran anciano de 67 años ahorcado...Pastor E. Molina: “Sodoma y Gomorra queda chiquito a lo que está sucediendo hoy en día”...Clubes Leones RD: Será sede Foro Leonístico internacional...Leonel y Danilo se dan “fuerte abrazo” boba hija del mandatario....Británico engañó al menos 4 dominicanas diciendo tenía dinero...Diputados rusos visitaron Corea del Norte y aseguraron que sus misiles pueden llegar "tranquilamente" el territorio EEUU....Bohechío: Este lunes darán apertura Juegos Municipales...Niño sufre quemaduras a caer en una olla con té en escuela RD...Negociación entre Venezuela y oposición se reanudará en enero...Padres piden ayuda para trasplante de corazón de su hijo...Hoy inician Aguinaldos Navideños 2017 en Bohechío...

DINERO Y VERGÜENZA!...

Época donde este dinero fue escaso para nuestra generación!. De gran valor para satisfacer nuestras necesidades básicas. Se trabajaba fuerte para conseguir un para de Pesos. Pero esa escasez fue suplida por la abundancia del amor y respeto a los demás. 


Nadie osaba decir: "Voy para la calle a buscarme lo mío porque nadie buscaba lo que no había trabajado". 

La prudencia y la decencia era la norma de vida, desde el Gobierno, los ricos y hasta las más humildes personas. Nadie tenía miedo a las personas desconocidas porque los desconocidos (peregrinos) eran inofensivos y solo demandaban o intercambian los servicios necesarios. 

Vi mis padres facilitar su cama matrimonial a gentes desconocidos (peregrinas) pobres. Y nuestros padres dormir apretujados con 3 o 4 de sus niños o niñas o adolescentes una camita. Nunca vi ni escuche que un peregrino abusara ni económico ni sentimentalmente de ninguna de la gente de Angosto - Jarabacoa. 


Que recuerde la indecencia y la vida desenfrenada en mi campo llegó (a principio de 1990), con la "comodidad" de que la gente dejó de pensar y hacia lo que dictaba o decía la telenovela. Y a perder el respeto por las normas de convivencia y se abogó por la igualdad de "Déjalo hacer lo que quiera porque estamos pegaos". 

Comenzaron actos que en principios asombraban y que la gente con el pasar del tiempo perdió la capacidad de asombro... Y ahora casi nadie confía en nadie. Por Alcedo Magarín/14/01/2017.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More