En Haití 14 mil embarazadas darán a luz las próximas semanas


Nathanaelle Bernard estaba en su séptimo mes de embarazo con su primer bebé cuando el huracán Matthew arrasó con su pueblo en la costa sudoeste de Haití. 

La tormenta, con vientos de 233 kilómetros por hora, destruyó su pequeña vivienda de bloques de hormigón. Fuertes olas se llevaron la mayor parte de sus pertenencias, incluidas la ropa y las mantas que había conseguido para su hijo. 

Ahora espera ansiosamente el nacimiento en medio de las ruinas y con escasez de agua fresca y alimentos. “Siempre soñé que a mi hijo no le faltaría nada”, expresó la mujer de 19 años una mañana reciente, con su cara sudada, mientras se acariciaba la barriga. 


Luego de una pausa, agrega: “Fue un lindo sueño”. Bernard comparte una casucha con cinco miembros de su familia y su precaria situación es emblemática del estado de cosas en región de Haití azotada por la tormenta. 

Casi 14,000 mujeres darán a luz en las próximas semanas y traerán al mundo bebés en condiciones muy precarias, ya que al margen de la escasez de todo el huracán creó las condiciones ideales para brotes de cólera y otras enfermedades. 

Incluso en los mejores tiempos, los embarazos y los alumbramientos son riesgosos en Haití, país que tiene una de las tasas de mortalidad maternal más altas del hemisferio occidental. Muchas mujeres de zonas rurales dan a luz en sus casas, ayudadas por parteras sin entrenamiento, que usan hojas de té, humo de cigarros o vapor. 

Con la ayuda internacional, el gobierno haitiano implementó programas que ayudaron a reducir a la mitad las muertes de las madres en los últimos 5 años. Pero 359 mujeres siguen muriendo al dar a luz por cada 100,000 habitantes como consecuencia de complicaciones. Muchos expertos temen que esos progresos fueron anulados por el huracán, que llegó a esta península el 4 de octubre. 

El gobierno dice que la tormenta mató a 546 personas y destruyó cosechas y ganado que eran el sustento de familias como la de Bernard. “Es trágico que una sola tormenta pueda acabar con tanto progreso y que en un solo día retrocedamos años”, se lamentó Marielle Sander, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Población en Haití.

 En la zona afectada, las clínicas y hospitales resultaron muy dañados y hay poca medicina, elementos que contribuyen a crear una “combinación letal”, que compromete las vidas de madres y bebés. 

En el hospital general de Les Cayes, la ciudad más grande del sudoeste del país, una docena de mujeres buscaron atención una mañana reciente. Algunas se quejaban de alta presión. Las mujeres embarazadas son afectadas en forma desproporcionada por males com la eclampsia y la pre-eclampsia, que hacen subir la presión y causan convulsiones , paros cardíacos y hemorragias. 12/11/2016.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More