TITULARES

...Piden que hospital de Bohechío lleve el nombre de la doctora Clara Herrera... Razones para visitar parque Duarte de Padre Las Casas....Hiere a primo de varias estocadas por presunta mala jugada dominó...Matan anciano a palos para robarle 3 mil pesos...Matan hombre por un pote de "romo"...Arroyo Cano: Amigos publican mensaje sombre muerte Confesor Sánchez (Diolenni)...No permitamos que Modesto se muera?...Danilismo demuestra su fuerza en la capital...Fin de semana sangriento!...Al menos 10 muertes trágicas...Nativo Arroyo Cano: pierde la vida al chocar vehículo con poste de luz autopista Duarte...Gobierno autorizan transportar bicicleta en el Metro y el Teleférico...Atrapan a 3 y recupera carro en que raptaron y golpearon a jóvenes...En Arroyo Cano: Gran pesar ha causado la muerte de joven accidente de tránsito...Muere padre de la periodista Evelyn Oviedo...Muere padre de la periodista Evelyn Oviedo...El danilismo sale hoy a las calles a promover la reelección...Niño de siete años muere ahogado...Atrapan mujer estafó con más de medio millón de pesos a dos iglesias...En la capital: Multitud lincha 2 hombres ultimaron agente DNCD-VIDEO...Así avanzan montaje en apoyo reelección presidente Medina en la capital...Por vaguada aguaceros y tronadas en varias provincias...Periodista enfermo se mantiene informando para subsistir-VIDEO...Condenan a 15 años de prisión ginecólogo por abuso sexual a pacientes...Matan a tiros exagente DNCD alegadas cuentas pendientes ....

La Guerra de la Restauración no fue el 16 de agosto

Por Roberto Valenzuela
El título fue tomado de un ensayo del profesor Juan Bosch, publicado el 19 de agosto de 1986, donde hace una organización cronológica que demuestra que es equivocada la fecha patria para conmemorar la Guerra de la Restauración. 



El gran literato y expresidente de la República está en desacuerdo con que se tenga como héroe indiscutido de esa guerra a Gregorio Luperón, en razón de que no fue el iniciador de la lucha armada. “La gran mayoría de los dominicanos cree que la guerra contra el poder español, restablecido en el país el 18 de marzo de 1861 (en esa fecha República Dominicana volvió a ser colonia), comenzó el 16 de agosto de 1863, y no fue así”, indica Bosch.

“El 16 de agosto comenzó la etapa final de la Guerra de la Restauración y, por cierto, lejos de Santiago de los Caballeros, en la región de la Línea Noroeste, y además, entre los que combatieron ese día no se hallaba Gregorio Luperón a quien la inmensa mayoría de los dominicanos considera como el iniciador de esa guerra”, señala don Juan.

Añade que Luperón empezó a participar en la guerra al comenzar el mes de septiembre de 1863, cuando llegó a Santiago de los Caballeros procedente de un campo de La Vega llamado La Jagua, donde estaba residiendo desde hacía varios meses.

Bosch explica que desde que se ejecuta la anexión se desencadenaron una serie de hechos para restablecer la independencia. La primera acción fue el amotinamiento de San Francisco de Macorís, con el que se pretendió evitar que bajaran la bandera dominicana y fuera izada la española. Este valiente hecho ocurrió cinco días después de haber sido proclamada la anexión a España.

Pronto vino una acción de mayor envergadura, porque fue mediante las armas en Moca: José Contreras, Cayetano Germosén, José María Rodríguez e Inocencio Reyes tomaron la Comandancia de Armas el 19 de mayo de 1861, esto es, cuarenta días después del amotinamiento de San Francisco de Macorís. A fines de ese mes de mayo Francisco del Rosario Sánchez tomó el Cercado, mientras un grupo encabezado por Cabral y Juan Pablo Pina tomaba Las Matas de Farfán. Como se sabe, Sánchez fue fusilado, y con él varios de sus compañeros de armas, el 4 de julio de 1861, a los tres meses y medio de haber sido proclamada la Anexión.



El profesor Bosch expone que hasta esa fecha todas las acciones en contra de la Anexión no tuvieron éxito porque la población no las apoyó, por tanto que en medio de las calamidades que vivía el país se tenía esperanza que siendo colonia española se comenzaran a solucionar los problemas. Mas no fue así y, por el contrario, la economía dominicana empeoró. Eso trajo un descontento generalizado; y al comenzar el año 1863, en la madrugada del 3 de febrero, un grupo de neiberos asaltaron la comandancia de Armas del lugar y prendieron al jefe militar de puesto, el general Domingo Lasala.

La acción de Neiba, no pasó de ahí: el alcalde de esa localidad hizo preso al jefe del movimiento. Pero sucedía que en el Cibao estaba en marcha una conspiración mucho más seria que la de Neiba, organizada con dos centros de mando: uno en Sabaneta, población que ahora lleva el nombre de Santiago Rodríguez, con ramificaciones en Guayubín, Montecristi, San José de las Matas y Puerto Plata, y el otro en Santiago de los Caballeros. Fuente: Vanguardia del Pueblo.




Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More