Cuidado con difundir un vídeo sexual en las redes

La velocidad de difusión de contenidos que tienen las redes sociales es abrumadora. 



El pasado lunes, 1.004 jóvenes unos 800 hombres y 200 mujeres de entre 14 y 25 años, fueron acusados de pornografía infantil en Dinamarca por compartir un vídeo de dos quinceañeros manteniendo relaciones sexuales. 

Frente al último escándalo que ha puesto en alerta a la sociedad del país escandinavo, los expertos avisan preocupados de que el consumo de contenidos sexuales en estos tiempos ha dejado de ser el porno tradicional. 

El morbo está en la vida real. 
Pero esas imágenes reales pueden ser robadas sin el consentimiento de los protagonistas (o de alguno de ellos), de menores o de víctimas de esclavitud sexual. 

Dar al botón de compartir en las redes sociales o en WhatsApp puede suponer un delito. Leer más elpais.com






Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More