Video-Bohechío: Presidente Medina conoce avances proyectos agroforestales

TITULARES

...Alcaldes y regidores actuales perderán 4 meses de período....Hombre mata ex pareja 17 años y luego se suicida, dejó mensajes de despedidas facebook... Rescatan menor 16 años que era abusada sexualmente... Choque entre patana y un motor deja 3 muertos-VIDEO...“AFP al desnudo”, dicen no cumplen la ley frente a afiliados...San Juan: Fecadesj sale en defensa Tony Luciano...Salud indica investiga caso de paciente murió luego médico abandonó cirugía.. Video-Bohechío: Presidente Medina conoce avances proyectos agroforestales...En la capital los medios digitales se organizan y eligen directiva... Renuncia tesorero Ayuntamiento de Yaque...Ministro: “RD no debe ser un mendigo sentado sobre una mina de oro”...Presidente Medina visita Bohechío, Centro Agroforestal....Ganador 146 millones de la Loto, premio más grande historia RD...

La vulgaridad se siente en nuevos temas

De nuevo los exponentes urbanos locales se están dejando seducir por las líricas pasadas de tono, y evadiendo el compromiso de grabar letras limpias. 


A principio de su creación, la música urbana de República Dominicana llevaba en sus raíces (el hip hop) promover los derechos humanos y la cultura a manera de rebelión contra los sistemas políticos; a poco tiempo, debido a su popularidad fue mutando su contenido a un estilo mediocre y, por lo tanto, más comercial para las masas. 

El promover la vulgaridad, la violencia y el sexo fácil en este género musical era una práctica que resultaba divertida tanto para el emisor como para el receptor. 

Con el paso del tiempo los exponentes fueron amasando fortuna y el incrustarse en otras clases sociales los llevó a reducir esta forma asqueante de hacer música. 

 Hoy en día esta práctica de letras sucias está imperando de nuevo, contribuyendo a un “desagrado social” que día a día crece por falta educación y valores. 


Aunque son muchos los talentos quienes no miden el alcance ni las consecuencias de sus canciones al momento de entrar a un estudio de grabación, dentro de los más populares que deberían dar el buen ejemplo por la oportunidad que se le ha dado, se puede mencionar a Shelow Shaq como uno de los principales obreros urbanos que suscita un mensaje negativo en sus temas. 

Canciones como “Tu maldita madre” en sus ambas versiones, “Me bebí una pastilla”, y la mayoría de su participación en remix y featuring en el 2017, este artista urbano se la pasó dando catedra de cómo ser el líder de la violencia y la vulgaridad. 

 A esta modalidad se suma El Lápiz, ¡sí, El Lápiz!, el mismo que se pasa todo el tiempo promulgando ser una especie de deidad libertador de los oprimidos siendo “conciente”, que de consciente no tiene nada, ya que lo que hace con las manos lo desbarata con los pies. 

Después de lograr un año de éxito con su álbum “Latidos”, su imagen mermó en la clase alta debido a sus temas “Tamo Jevi” y su participación en “Limonada coco remix”. En ambas canciones hace uso de un lenguaje aberrante. Fama con violencia. 

Aunque El Alfa hoy en día goza de un buen momento, esta fama la ha ganado a base de sembrar en sus temas sexo y violencia como en sus temas “Suave”, “Uzi”, “Millonario al tiro” y muchos más que lo han llevado a estar en la palestra pública por más de ocho años. 


Ante todo esto, Listín Diario consultó algunas figuras que trabajan en la colocación y difusión de la música urbana sobre el motivo que conlleva a estos jóvenes a dar un mal ejemplo en la sociedad. 

“En la radio están apoyando esas canciones, los dominicanos limpiaron y se quedaron atrás. Además, las plataformas más importantes en ventas digitales y música por streaming su top la dominan canciones de ese tipo, entonces el problema no es local sino mundial”, explicó Santiago Matías, mejor conocido como Alofoke.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More