Leones americanos invaden a Santo Domingo

Por Fabio Herrera Miniño
Desde ayer se celebra en la Capital lo que se conoce en el mundo leonístico latinoamericano como el FOLAC. Ahora nos toca el XLVII que congrega delegaciones de todos los países del continente 

Estos en alegre compañerismo han venido a compartir por cuatro días experiencias y programas leonísticos del hemisferio. El pasado año el movimiento leonístico mundial celebró el primer centenario. 

Por cuarta ocasión los clubes de leones dominicanos son anfitriones de un evento que reviste un jubiloso orgullo de agrupar a los hombres y mujeres del continente latinoamericano y del Caribe para conocer de sus inquietudes, experiencias de servicio y estrechar amistades. 

Al mismo tiempo se conoce de los leones candidatos que se promueven a cargos internacionales en la próxima convención. 

El FOLAC VIII fue celebrado por primera vez en Santo Domingo en enero de 1979 bajo la dirección de Persiles Ayanes Pérez Méndez quien fuera el primer director internacional dominicano. 

Trece años después, en 1992, el FOLAC XXI volvió a celebrarse en nuestra capital. El FOLAC XXXIII en enero del 2004 tuvo como sede la capital dominicana. Ahora por cuarta vez se celebra el FOLAC XLVII en la ciudad primada de América. 

La dirección internacional del leonismo ha dispuesto que esos foros regionales se celebren en cada continente. Se agrupan los clubes por razas e idiomas de manera que los leones de sus regiones respectivas encuentren en esos conclaves un ambiente mas natural y personalizado que en el multitudinario de una convención internacional donde la masiva asistencia impide estrechar lazos de hermanamiento. Estos foros leonísticos latinoamericanos se iniciaron en Brasil en abril de 1972. 

Fue a los 20 años de haber llegado el leonismo a ese gran país sudamericano. El objetivo era agrupar a los leones latinoamericanos en un ambiente muy similar de cultura y raza. De manera que casi en un mismo idioma fuera más fácil la exposición y discusión de los temas puntuales que interesaban a cada país. 

De los mismos y de las convenciones han surgido los programas insignias como el combate a la ceguera que los leones asumieron en 1927 cuando la conocida Hellen Keller en una convención internacional los motivó para que se hicieran los caballeros de la luz. 

Es un programa muy conocido y que se ha consolidado por todo el mundo. Ahora figura otro programa como es el combate al sarampión al cual se le están destinando bastantes recursos. 

El leonismo por espacio de 100 años ha sido la institución de servicio de mayor crecimiento en el planeta. Cuenta con mas 1,4 millones de socios esparcidos por toda la geografía planetaria. 

Su credibilidad es la mejor credencial para que los semejantes estén conscientes de que se hace una labor comunitaria con dedicación y desinterés en beneficio de los sectores mas olvidados de la estructura social de los países. 

Por la labor que llevan a cabo, los leones encuentran las puertas abiertas de lograr colaboraciones y apoyos importantes para apuntalar sus esfuerzos de socorrer a los mas necesitados. 

Desde atención en la salud hasta acudir a enfrentar el daño al medio ambiente, fruto de la ignorancia de sectores pobres, hay toda una gama de acciones que cada vez se define como mas desafíos que el planeta le coloca a sus habitantes para que ellos eviten una destrucción inevitable. 

Tan solo ver como el recurso agua comienza escasear en muchas partes de la Tierra define la urgencia de los leones de dedicar esfuerzos para que se comprenda la importancia del agua en la vida del planeta. El FOLAC XLVII tiene la novedad que se proclamará la candidatura oficial a Director Internacional de un león dominicano de gran valor y sensibilidad social. 

El se ha destacado por la dedicación al servicio comunitario con la misma entrega que le ha dedicado a sus labores privadas. 

Rodolfo Espinal es socio del club de Leones Santo Domingo Central. Si es electo sería a partir de julio de este año el cuarto director internacional dominicano y siendo precedido por otros destacados leones como Persiles Ayanes Pérez Méndez, Juan José Ceballos y Nilson Martínez. 

El leonismo es la mejor vía para que los seres humanos sensibles a las necesidades de sus semejantes canalicen esas inquietudes de servicio para evitar que las mismas se pierdan por no encontrar un canal adecuado para materializarlas. 

Por eso cuando tantos seres humanos llegan al país para reunirse en apretado compañerismo esun reconocimiento que debe satisfacer al leonismo dominicano. 

Este llegó al país en diciembre de 1964 de manos de los clubes de leones de Puerto Rico. La promoción del mismo conquistó a sectores valiosos de la vida nacional que abrazaron la filosofía leonistica con entusiasmo y permitió que los clubes de leones se enraizaran en la sociedad dominicana.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More