Aporofobia e Insulto racista

Por Rubén Moreta 
El mundo sigue contrariado por la forma de gobernar del Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, caracterizada por ruido, diatribas y ofensas a todo y a todos. 


Este mandante imperial ha impuesto un estilo que arredra y mortifica, ya que no cuida las formas revestidas de prudencia que deben adornar el ejercicio político y las relaciones internacionales. 

En un olímpico pregón racista, dirigido contra Haití, El Salvador y países africanos, el gobernante norteamericano, según The Washington Post, habría dicho: ¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?". 

Y habría declarado también: "¿Para qué queremos a haitianos aquí? ¿Para qué queremos a toda esta gente de África aquí?" Todo este manantial xenófobo lo habría lanzado durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca, de acuerdo con el diario norteamericano, que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro, donde también sugirió que “preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones”. 

Trump destila su aporofobia (desprecio a las personas pobres o desfavorecidas), con su empeño en echar de los Estados Unidos a doscientos mil salvadoreños y cincuenta y nueve mil haitianos, protegidos con el TPS y otros ochocientos mil (nicaragüenses y hondureños) protegidos con el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que incluye a jóvenes llamados dreamers (soñadores), que estudian y/o trabajan eficientemente en ese país. 


El atípico Trump confronta y agrede a los inmigrantes cada día, a través de sus twists matinales y lo peor, está esparciendo en el mundo una cultura de aporofobia e insultos racistas, que traerán consecuencias nefastas para la humanidad. 

Se acercan tiempos peligrosos de odio e intolerancia en todo el planeta. 
 El autor es Profesor UASD.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More