TITULARES

...Periodista gana Premio Nacional de Historia... Obispo destaca emprendedores de Arroyo Cano Expo San Juan 2018...Por vociferar en bar que Villarpando, no hay hombres "le parten la boca"... Juramentan Asociación de Mecánicos (ASODOMYA) en San Juan de la Maguana...Sanjuanero: Anderson Humor, se puede vivir de las redes...PRM Realizan encuentro de dirigentes Pensilvania...“Primer Festival del Casabe”... Mira por qué cierran "Mercado de los Muertos"?...Prohíben a los turistas con sobrepeso montar en burro..Regional Sur Central PN; Suspende coronel y otros agentes supuesto soborno...Azua: Reportan hombre desaparecido; 829-443-0412...Atrapan hombre amenazó de muerte a otro con machete en velatorio...

Médicos y pacientes salen corriendo emergencia hospital Darío Contreras


Lo que parecía ser un tarde tranquila del sábado Santo en el hospital Darío Contreras, se convirtió en un corredero cuando se presentó una señora de unos 31 años de edad procedente del populoso sector de Guachupita, del Distrito Nacional. 

 Quienes le acompañaban, su concubino y una vecina, aseguraron que esta tenía tres días sin dormir supuestamente por el uso y abuso de las drogas y que por tal razón la llevaron al referido centro de salud, dijo el diario digital delazonaoriental.net

La señora identificada como Yuly, la emprendió contra su vecina acusándola de ser lesbiana y de haberle pagado para acostarse con su marido y que ahora supuestamente se quería que dar con él por que que quería que lo sacaran del hospital.  


Ante el reperpero los médicos intentaron intervenir pero solo lograron que yuly se pusiera más agresiva, al punto que tiró el libro record de los paciente por los aires y que quitó la blusa quedando sus senos al aire. 

 “Esa señora estaba insoportable, se puso como loca, los médicos de la emergencia y varios paciente que estaban en cama salieron corriendo”, indica el señor Ramón quien acompañaba a su hija quien se cayó en una piscina. 

Luego, entraron en acción lo policía del referido centro y trataron de controlarla sin agredirla hasta que lograron sujetarla y los médicos aplicarle un tranquilizante. 

Pero aun así, Yuly duro un buen rato con sus senos al aire ya que cada vez que le pasaban su blusa para que se la pusiera decía que no era esa, que era de otro color. 15/04/2017.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More