TITULARES

Consejo se declara contrario al aborto... Lo apresaron estrangulando su pareja pero fue liberado y la asesinó... Trump sorprende al mundo al afirmar que ahora la Unión Europea es un “enemigo de EEUU”... Miles marchan por despenalización del aborto, participaron congresistas PLD, PRM y PRD... Hombre mata a su esposa y se suicida; van dos en 24 horas... Catedrático dice que Duarte tuvo hija y no murió pobre... YouTube TV pide disculpa por caída en el Mundial... MUERTE TRIPLE... Carlos Peña afirma dar empleos a jóvenes reducirá delincuencia...San Juan; Atrapan 4 personas con 170 libras de marihuana... Renunció primer ministro de Haití tras una semana de violentas protestas... En un rato matan tres personas a tiros en RD... Abogado de Bohechío, se opone a la reelección Danilo Medina... Cómo puedes leer tus emails sin internet... A tiros matan joven por una deuda,,, Motoconchistas brindan apoyo al director Policía Nacional... CP conocerá suspensión temporal de Feliz Bautista y Díaz Rúa... Por mal estado este sábado intervendrán cementerio de Arroyo Cano... En España: “Miguel Vargas engañó las bases PRD”...El CDP invita a periodistas a participar en foro en Singapur... Conozca el calendario temporada del béisbol RD. 2018-19 “Deporte Rey”... Recibió 3 millones dólares para su proyecto busca terminar con las noticias falsas...

La exaltación de las groserías

Por Santiago Estrella Veloz/santiagoestrella200@yahoo.com
En ocasiones uno tiene la tentación de no escuchar radio ni ver televisión, ante la presencia de tantos “analistas”, sociólogos, politólogos y politicastros que han hecho del insulto una constante de la que no pueden o no quieren escaparse. 


En las redes sociales es peor, pues son pocos los que pueden mantener un civilizado debate de ideas, sin insultar. En Facebook especialmente, uno lee casi todos los días la forma alegre en que alguien llama “ladrón” al Presidente de la República, “asesino” a algún jefe militar o “sinvergûenza y mal nacido” a un candidato opositor. 

Se trata de una exaltación de las groserías, parecida a la del pánico moral, que es una reacción de un grupo de personas basada en la percepción falsa o exagerada de algún comportamiento cultural o de grupo, frecuentemente de un grupo minoritario o de una subcultura, como peligrosamente desviado y que representa una amenaza para la sociedad. Se dirá que ese comportamiento, a todas luces aberrante, es producto de la falta de educación o de la degradación moral en que estamos sumergidos. 

En mi opinión, esta última prevalece, por cuanto los padres (no todos) han olvidado su “don de mando” frente sus hijos, tolerándoles rabietas y malacrianzas cuando son pequeños, sin supervisarlos cuando son mayores. Olvidan que esos son los “ciudadanos del futuro”, cuyo progreso dependerá fundamentalmente de la educación doméstica, aunque la escuela juega también un papel vital. 


Los que al escribir insultan para refutar, carecen de argumentos para salir airosos del debate. Generalmente, se creen genios, cuando en realidad son sujetos sin capacidad para reflexionar, cualidad necesaria para triunfar en la sociedad. 

Gente así, que emplea las groserías o los insultos contra los demás, especialmente por razones políticas, jamás llegarán a ser ciudadanos preponderantes en la nación que aspiramos. El autor es periodista. 07/01/2017.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More