¡Qué suerte tienen los haitianos!, seguro que no habrá veda con los productos


Nadie se atrevería a objetar la visita del presidente a Haití, ni que se reuniera con su homólogo, y mucho menos que decidiera pronta ayuda. 

 Ante el desastre, el sufrimiento y el abandono, la humanidad se impone y la solidaridad más que una obligación. 

La señora de Calcuta decía que había que dar hasta que doliera, y no hay dudas de que será santa y en los altares.  



No obstante, vale exclamar: ¡Qué suerte tiene el haitiano!. Cuando el haitiano está de por medio no se respeta protocolo y oficiosamente se toman decisiones que después se oficializan, como carga que se arregla en el camino. 

La presencia del mandatario fue una de sus tantas visitas sorpresas, o continuación de la que realizara a la Línea, como si el otro lado fuera territorio dominicano y sus residentes súbditos nacionales. 
Eres Haití y haitiano y hay que darte de todo, y mucho, y rápido, antes que los organismos internacionales te denuncien como país, gobierno y gente. 

La Unicef está pidiendo ayuda al mundo, ahora, y ya la dominicana va en camino, y de seguro que no habrá veda que la discrimine o detenga. ¡Qué suerte tiene el haitiano!.
Mientras tanto 500 vehículos con ayudas de diferentes tipos cruzará la frontera con destino a Haití este miércoles partir de las 10:00 de la mañana, como parte de la ayuda dispuesta por el presidente Danilo Medina al vecino país, tras el paso del huracán Matthew. 


De los 500 vehículos, 248 se quedarán en Haití y los demás regresarán a la República Dominicana en la medida que descarguen los insumos que lleven al vecino país, anunció el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo. 

Brigadas compuestas por más de 250 trabajadores dominicanos irán a las comunidades afectadas por el fenómeno atmosférico. Castillo visitó ayer la capital haitiana a la cabeza de una delegación de funcionarios dominicanos. 

El objetivo fue coordinar la entrega de ayuda humanitaria dispuesta por el presidente Medina a los damnificados. Indicó que entre 250 ó 300 hombres dominicanos serán requeridos para trabajar en comunidades dañadas por el huracán y que el resto será integrado por manos de obra haitiana. 
Agregó que también se incluyen 40 equipos pesados como grúas y camiones, equipos de logística como combustible, ambulancias, talleres móviles, plantas eléctricas móviles, y equipos de agua. 

Dijo que ello forma parte de toda una logística para establecer un campamento de transición en Puerto Príncipe y que se contempla levantar otros tres en Jacmel, Jeremy y en la tercera ciudad, que fue desvastada por el huracán. 12/10/2016.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More