Cosas que un agrónomo debe hacer antes de morir


Hay muchas cosas que se deber hacer. Algunas con un sentido de trascendencia, otras, simplemente por vivir la experiencia. Sin un patrón de prioridades establecido, Yo quisiera partir por comentar esta: 

1. ¿Has probado alguna flor comestible? No me refiero a la clásica alcachofa, coliflor, brócoli y otras tantas del estilo. Me refiero a aquellas flores que se usan hoy en la alta cocina. 

Aquellas que dan un toque de distinción, color, fragancia, sabor en los platos. Aquellas que una vez añadidas convierten una comida ordinaria, en algo “muy gourmet”. 


Cocinar con flores no es algo novedoso, las flores se han utilizado desde hace siglos, en comidas tradicionales de diferentes culturas (romana, griega e hindú). Sin embargo, en los últimos años se han puesto de moda. 


Hoy, diversos chefs, recomiendan degustar decenas de flores distintas. Emplean unas para beber (infusiones), otras para comer, unas para entradas (ensaladas, sopas), platos principales y otras para postres (jaleas, cristalizadas en azúcar)… 


Las secan, congelan o preparar aceites y vinagres aromatizados con flores, entre otros usos… Las flores comestibles, son sabrosas, nutritivas (rica en vitaminas, minerales, proteínas, grasas, almidones, aminoácidos) y muy accesibles (se pueden cultivar en patios y/o terrazas). 

Ojo, no se puede comer cualquier flor, hay muchas que son tóxicas, otras que están contaminadas con agroquímicos y hay un grupo que necesita preparación previa al consumo. 


Lo ideal es consumir flores certificadas (identificadas, con trazabilidad y/o cuya procedencia sea fiable). Si no se tiene experiencia, se pueden cometer errores al recolectar flores, recogiendo flores tóxicas, en lugar de las variedades comestibles. Leer más de

Cosas que un agrónomo debe hacer antes de morir. 26/10/2016.


0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More